viernes, 26 de febrero de 2010



AL CONFIAR EN DIOS, CREO Y ACEPTO A LAS
POSIBILIDADES MEJORES Y MAS ELEVADAS


Quizás sólo tenga recuerdos vagos
de la 1º vez que monté en bicicleta;
sin embargo, sé que debo haber tenido fe
en que podía montarla y pasear.

La vida también es una experiencia
de crecimiento espiritual continuo
que me ofrece oportunidades de
tener fe en mí mismo y,
más importante, tener fe en Dios.

Bien desee un trabajo nuevo, mayor ingreso,
una casa, curación emocional o corporal,
Dios es mi amigo siempre presente.

Quizás no sepa exactamente
cómo una Bendición ha de tomar forma mas,
al dejar ir la insistencia en la manera
como quiero que ocurran las cosas,
elimino cualquier obstáculo
para que se realice la Voluntad Divina.

Cada vez que dejo ir la preocupación o la duda
y coopero con el desarrollo de un Plan Divino,
vivo mi Fe.

Confío en la Abundancia de Dios y
creo en el bienestar continuo de mi salud,
mis finanzas, mis relaciones personales y mi trabajo.

Acepto el Bien de Dios.

"Pueblos, ¡esperad en él en todo tiempo!
¡Derramad delante de él vuestro corazón!
Dios es nuestro refugio"
(Salmo 62:8)