viernes, 26 de febrero de 2010


DE LOS AGUIJONES

Las antiguas maneras…
Languidecen en la frontera de la razòn.
La luz del amanecer lo impregna todo
con un nuevo color.

Ciegos, medio zombies y moribundos
se empeñan en inhalar el veneno,
de la separaciòn.

Los aguijones se siguen clavando
aùn duelen sì,
aùn molestan y hacen daño.

Pero,
algo està cambiando en el corazòn del hombre.
Se ha vuelto inmune a todo eso.
Los venenos viejos han caducado.
Las cicatrices se curan màs ràpido que ayer.

La nueva fortaleza,
acompaña ahora a los músculos del ser.
Ya no sucumben al miedo,
sino que transforma lo malo en bueno.

(Maiga, 31-10-06)