martes, 8 de junio de 2010




CANALIZACIÓN IMPORTANTE DE Adama

Como seres de la Tierra, somos una gran familia

Adama a través de Aurelia Louise Jones, autora de la serie de libros canalizados "Telos" y de "Las 7 llamas sagradas"

(mensaje no incluido en ninguno de ellos)

Saludos, mis queridos hermanos y hermanas de la superficie terrestre! Para aquéllos que aún no me conozcan por mi nombre, yo soy Adama, el Sumo Sacerdote de Telos, la ciudad subterránea bajo el Monte Shasta donde un millón y medio de nosotros, lemurianos, vive. Es un gran placer para mi comunicarme con vosotros en este momento para recordaros nuestro amor por vosotros y para daros una pequeña actualización de nuestro plan de salida.

En Telos estamos dándonos cuenta con mucho gusto de los rápidos cambios que están ocurriendo en las rejillas espirituales de vuestro planeta. También estamos percibiendo el asombroso despertar que está teniendo lugar en la consciencia de la humanidad. Queridos, aunque no podáis ver el cuadro completo de este maravilloso progreso desde donde estáis, nosotros en Telos tenemos la tecnología necesaria para ser capaces no sólo de verlo sino también de hacer gráficas diarias de él en nuestros ordenadores de aminoácidos. Podemos seguir muy de cerca el progreso hecho por la humanidad día a día en cualquier área de vuestra superficie. Cada día observamos a más gente despertando a sus propósitos y misión divinos. Es un hecho que hay muchos humanos despertando ahora a un mayor entendimiento de su Naturaleza Divina. Este despertar no es ya reversible, de modo que vuestra victoria está asegurada. Es sólo cuestión de cuántos años terrestres se tardará en alcanzar la masa crítica. Queridos, podemos honestamente deciros que está ocurriendo incluso más rápido de lo que la jerarquía espiritual jamás esperó.

En Telos y en general todos vuestros hermanos y hermanas de la "Tierra Interna", lo cual incluye un muy grande imperio de muchas civilizaciones, estamos viendo esta expansión de consciencia con gran alegría y anticipación. Os estamos apoyando con nuestro Amor y nuestra Luz. Somos casi como niños que están contando cuántos días faltan para navidad. La navidad de nuestra Unidad en Amor y Hermandad como una gran familia de la Tierra. Estamos observando con placer y asombro el despertar que está teniendo lugar cada día, y sabemos que el tiempo de la unión de nuestras dos civilizaciones finalmente está haciéndose muy cercano tras tantísimos años y siglos de separación física. Cuando el tiempo de nuestra emergencia a la superficie llegue, será un momento de amor y gran júbilo para la mayoría, particularmente para aquéllos que son conscientes de nuestra presencia dentro de la Tierra y tienen un gran anhelo en sus corazones por saludarnos en sus hogares y finalmente hablar con nosotros cara a cara. Las maravillas de nuestro "Gran Encuentro" serán incluso mayores que la magia que la navidad trae para tantos de vosotros. Sabed que nosotros deseamos estar con vosotros físicamente tanto como vosotros. Como somos familia, es un deseo mutuo.

También estamos viendo a los trabajadores de la luz que han encarnado en este momento desarrollando esta maravillosa misión, guiando el camino de este gran despertar. Sois como valientes guerreros de la Luz que nosotros estamos sosteniendo tan preciosamente en nuestros corazones. Es con gratitud y profundo amor que nosotros os saludamos y honramos.

El momento de nuestra emergencia no está ya en el futuro lejano. Está casi a la mano, queridos. No estamos ya delante de décadas sino solamente de unos pocos y cortos años como mucho. Desafortunadamente, no podemos daros fechas, ya que no somos nosotros los que deciden el momento o la fecha exacta de nuestra salida. Nosotros saldremos cuando el despertar espiritual haya alcanzado la masa crítica, no antes. Dentro de poco se nos concederá permiso para, una vez más, comenzar a mezclarnos con un número limitado de personas de la superficie. Este intercambio empezará a abrir los caminos para nuestra emergencia final a la superficie, uniendo ambas civilizaciones como Una Gran Familia de los Hijos de la Madre.

Somos seres de amor, vivimos un camino de amor y queremos que sepáis que tenemos mucho amor para todos vosotros. Cuando salgamos, podremos enseñaros un estilo de vida que os ayudará a establecer muy rápidamente los fundamentos de una permanente edad dorada de iluminación, amor, paz, belleza y prosperidad para todos en este planeta. Os ayudaremos a acomodar esta edad dorada que habéis estado ansiando durante tanto tiempo. Simplemente preparaos amándoos más unos a otros, viéndoos más como hermanos y hermanas. En vuestra mente y corazón, empezad a permitirnos ser vuestros guías y mentores, y os prometo que nunca os arrepentiréis.

Durante los últimos 12.000 años que hemos estado viviendo bajo tierra, hemos establecido una fundación basada en la consciencia de amor y verdadera hermandad en las ciudades subterráneas y también en Telos. En estos miles de años, hemos estado refinando las estructuras de nuestras sociedades para estar cada vez más en resonancia con los Principios Divinos en cada aspecto de nuestras vidas. Bienamados, hemos presenciado vuestros dolores y luchas suficiente tiempo. Es con mucho gusto y expectación que estamos esperando para salir y mostraros la manera de manifestar esta realidad en vuestro mundo, de modo que nunca más habrá más sufrimiento en este planeta para la humanidad ni para ninguno de los otros reinos que evolucionan aquí.

No se tardará 12.000 años en lograr esto con nuestra ayuda. Nosotros ya sabemos cómo hacerlo. La fusión de nuestras energías a través de la magia del Amor puede traer y traerá estos maravillosos cambios a vosotros. Estad dispuestos a abrir vuestros corazones a nosotros y confiad en que nosotros no somos sólo vuestros amigos, sino vuestros hermanos y hermanas del lejano pasado. A nivel del alma, todos nosotros nos conocemos muy bien. Todos fuimos familia una vez en el continente de Lemuria y eso no ha cambiado.

Os enviamos mucho amor desde Telos. El amor está en gran abundancia aquí. No tenemos problema en generarlo, y él nos permite vivir en gran opulencia. Os tenemos cariñosamente en nuestros corazones. Hasta que nos veamos, seguid practicando el arte del amor verdadero, que comienza por el amor a uno mismo. Amaos todos y a toda la creación como a preciosas joyas y expresiones del Amor del Padre.

Adama.
(Canalizado a través de: Aurelia Louise Jones).