miércoles, 30 de junio de 2010




EL ESPÍRITU DEL GUERRERO…

El espíritu del guerrero,
valiente hasta el extremo.
Luchando pese al desánimo
y el viento adverso.

Cerrando los ojos al tiempo,
abriéndolos a su alma poderosa.
Confiando en la propia habilidad
y en la bondad suprema.

Añorando a su dama bella,
ganando la gloria eterna.


(Maiga, 30-6-10).