jueves, 3 de junio de 2010





LOS TRES PILARES DEL SERVICIO:

Los nuevos guías de la humanidad, serán aquellos que son capaces de tolerar las emociones volátiles y el sentimiento de inseguridad que acompaña a la transformación.

Las partes de nuestra vida que ya no funcionan desaparecerán, mientras se genera vida nueva. Todo lo que no cabe en la luz tendrá que ser transformado, ¡y puedes creértelo que la transformación se producirá!

Un dicho antiguo romano nos recuerda: “El destino guiará a los que quieran, y los que no, serán arrastrados”.

Así que es esencial trabajar en nosotros mismos, si deseamos mantener mentes equilibradas y corazones abiertos, sobre todo para aquellos entre nosotros que son llamados para ser guías.

Mientras nos golpeamos contra nuestros propios muros de resistencia al cambio, veremos que estamos en un incesante proceso de “muertes pequeñas” y “nacimientos pequeños”, a veces incluso ocurriendo simultáneamente. La parte vieja en nosotros morirá con más gracia si fielmente practicamos los tres pilares del servicio que nos equilibrarán:

TRABAJO INTERIOR:

Observaremos con atención escrupulosa, nuestras reacciones a los demás, y tomaremos responsabilidad por nuestra “parte”, ya no podemos culpar a los demás. Vemos que siempre se trata simplemente de nosotros mismos, de lo que hemos acumulado en nuestro propio camino kármico.
Aceptamos, soltamos y perdonamos, y con gratitud cambiamos nuestra melodía cada vez que nos pillamos desafinando. Purificamos nuestras psiques y recibimos ayuda, si hace falta.

MEDITACIÓN:

Encontramos el método que nos pone en contacto con nuestra fuente interior y silencia nuestra mente. Personas activas meditan mejor mientras hacen footing, o algún otro movimiento como si fuera en trance.
A personas mentales les gusta el espacio ritual, a lo mejor centrando la atención en la llama de una vela.
Otros “simplemente se quedan sentados” en la posición de loto, algunos recitando un mantra.
Para obtener frutos: Meditamos cada día.

ESTUDIO:

Las enseñanzas de los grandes sabios deberán estar siempre en nuestra mesita de noche, vayamos donde vayamos.
Nos fortalecen en nuestro viaje, y nos recuerdan que nunca estamos solos.

--------------------
Tomado de: VIVIENDO CON ATENCIÓN (Los 3 pilares del Guía) Jaquelyn Small
Science of Mind. Diciembre 1998).