lunes, 30 de agosto de 2010



El objetivo de la perfección es una vida libre y desprendida de toda servidumbre, llena de paz interior y desbordante de gozo en todas sus manifestaciones, una vida a la que no puede poner trabas ninguna circunstancia, ninguna condición. La libertad es la meta de la vida. Las restricciones sólo tienen razón de ser para alcanzar un estado de perfecta liberación.

En primer lugar, necesitamos tener una idea clara de la meta que debemos alcanzar. A continuación tenemos que adoptar el medio que puede conducir a esa meta. La metafísica es cosa distinta de la realización. La realización es experiencia. Ésta sólo se alcanza con el esfuerzo y la lucha.

(Swami Ramdas)