martes, 21 de septiembre de 2010



Dedica un tiempo a mostrarte cordial;
es el camino de la dicha.

Dedica un tiempo a soñar;
es atar tu carro a una estrella.

Dedica un tiempo a mirar en torno a tí;
la vida resulta demasiado breve
para aferrarte al egoísmo.

Dedica un tiempo a reír;
es la música del alma.

(Antigua plegaria inglesa).