jueves, 23 de septiembre de 2010



OTOÑO

La tarde avanza luces otoñales.
Los guiños del pasado se asoman por el cristal
cual película de la memoria.

Creo que el otoño, me ha seducido siempre
por su frescor, sus tonos,
sus intermedios entre ruido y ruido, que cual balancín
va y viene entre pasado, presente y futuro,
para pesar en la balanza...
El fruto de las horas.

El retorno de las lluvias
es celebrado y muy grato para mí:
¡Por fín!- Digo.
Y siempre, siempre me roba una sonrisa.

¿Quién dijo que era triste esta estación?

La inclinación de la luz, provoca ambientes mágicos,
y una gradación sutil, única del color.

Sólo los místicos ríen en esta estación.

(Maiga).