viernes, 8 de octubre de 2010



PURIFIQUEN SUS CUERPOS

Amados hijos del amor, desde la unificación de nuestros corazones, vengo a darles un consejito. persistan en la purificación de sus cuerpos.

Desde el cuerpo físico, tomen mucha agua, caminen por lugares donde habita la naturaleza, conexión con la madre tierra.

Ingieran alimentos que se digieran rápido, frutas, verduras, no carnes.

Desde los cuerpos emocionales y mentales, permítanse liberar las cosas que no le hagan sentir una vibración de amor. Escúchense.

Respétense, manténgase alineados, desechen toda toxina y vicios viejos, ustedes pueden, sus células y partículas responderán a su pedido. Todo eso les permitirá a ustedes poder aumentar su vibración.

Hermanos amados, cuanto mejor estén en vibración, mejor será la aceptación de vuestros cuerpos a la nueva trinidad, irradiada en sus corazones por Cristo, María miguel, permitiéndoles así, recibir en amor a su gran y tan esperado maestro.

Desde la nave estrella esmeralda los ama y los acompaña en este maravilloso evento de amor.

(Su hermano Hilarión) (Maestro ascendido).