jueves, 18 de noviembre de 2010





No definas una meta. El crecimiento espiritual es espontáneo. Los acontecimientos significativos se presentan de improviso, igual que los nimios. Una sola palabra puede abrir tu corazón, una sola mirada puede decirte quién eres en realidad. La conciencia no se alcanza mediante un plan, más bien es armar un rompecabezas sin conocer la imagen que forma. los budistas tienen un dicho: " Si en el camino encuentras a Buda, mátalo".

Esto significa que si estás representando un guión espiritual escrito con anterioridad, más vale que lo entierres. Lo único que puedes concebir son imágenes, y las imágenes no son la meta.

No te esfuerces por alcanzar la meta. Si hubiera una recompensa espiritual al final del camino (una olla llena de oro, las llaves del cielo) todos lucharíamos por obtenerla. Pero, ¿sirve de algo que un niño de dos años se esfuerce por cumplir tres? No, porque el desarrollo surge del interior. No hay una remuneración económica, sino una nueva persona. Lo mismo ocurre con el desarrollo espiritual: Es tan natural como el crecimiento del niño, pero no en el plano fisiológico sino en el de la conciencia.

No sigas el camino de otro. Hubo un tiempo en el que creí que para alcanzar la iluminación debía meditar el resto de mi vida utilizando cierto mantra. Estaba siguiendo un mapa trazado miles de años atrás por los sabios de la mayor tradición espiritual hindú. pero hay que tener cuidado: Seguir el mapa de otro puede habituarte a los pensamiento rígidos, los cuales, aún cuando se refieren al espíritu, no favorecen la libertad. recoge enseñanzas de todas partes. Sé fiel a las que te ayudan a progresar y mantente abierto a los cambios.

No intentes mejorar tu persona. El progreso perosnal nos ayuda a superar situaciones negativas como depresión, soledad e inseguridad. Sin embargo, si buscas a Dios o la iluminación porque quieres liberarte de la depresión y la ansiedad, deseas más autoestima y menos soledad, tu búsqueda tal vez no tenga fin (...) Mientras haya un conflicto en tu interior habrá un gran obstáculo en tu camino. Lo más conveniente es buscar ayuda en el nivel donde está el problema.

No esperes milagros. No importa cómo definas milagro: La aparición repentina del amor perfecto, la cura de una enfermedad mortal, ser ungido por un gran ser espiritual, el éxtasis perpetuo. quien espera un milagro deja a Dios todo el trabajo: Distingue entre nuestro mundo el mundo espiritual, y espera que algún día éste repare en él. Cómo sólo hay una realiad, tu tarea es ir más allá de las fronteras de la división y la separación. la expectativa de milagros perpetúa las fronteras y te mantiene alejado de Dios, conectado a Él sólo por ilusiones.


("El Libro de los secretos". Deepak Chopra)