lunes, 21 de febrero de 2011



21 de Febrero
(Del Libro: La voz Interior, de Eileen Caddy)

A nadie le gusta ser herido u ofendido, a nadie le gusta ser ignorado o sentirse despreciado o no querido. Porqué, entonces, no tratas a tus semejantes con respeto?

Intenta comprenderlos y estate dispuesto/a acompañarlos durante un trecho del camino si es necesario. Sé muy tolerante, muy paciente y muy cariñoso/a. Así es como te gustaría que te trataran; vive pues, como quisieras que otros vivieran. Sé un buen ejemplo, pero nunca lo hagas porque creas que eso es lo que se espera de tí. hazlo porque quieres hacerlo y anhelas con todo tu corazón dar lo mejor de tí en todo lo que haces, dices y piensas.

Cuanto mayor sea tu deseo, más fácil de cumplir será. No te quedes nunca satisfecho/a con algo mediocre o hecho sin entusiasmo. Asegúrate obrar lo mejor que puedas, comprueba que tus motivaciones sean puras, y que no haya nada egoísta ni centrado en el "yo" en todo lo que hagas.