domingo, 6 de febrero de 2011



"Qué poco hace falta para la felicidad...
Preciamente las cosas más nimias, las más suaves, las más ligeras,
el ruido de una lagartja, un aliento, un guiño, una mirada;
con muy poco se consigue la mejor felicidad:
Quédate quieto".