jueves, 24 de marzo de 2011



LA PREOCUPACIÓN ES UNA FALTA DE AMOR...

La preocupación es una falta de amor, y por tanto de inmadurez en el alma. Preocuparse es una falta de alegría y esperanza en el Universo que todo nos provee. Una falta de confianza en la providencia divina que siempre nos cuida y nos mima.

No estamos solos, sino que estamos siendo asistidos permanentemente por el Espíritu que todo lo envuelve, por el aliento de vida que todo lo mueve.
Sucumbir a la preocupación, es tambien dudar del propio potencial y habilidades innatas, y un desconocimiento de las Leyes Universales.

Alguien dijo: "Ocúpate... Más nunca te preocupes".

(Por Maiga)