viernes, 2 de diciembre de 2011


Corazón débil "no conquista dama hermosa" (Refrán Oriental)

El deseo pasivo consiste en anhelar algo, y simplemente limitarse a esperar. No hay energía para hacer intervenir la voluntad y por lo tanto, no hay acción.

El deseo activo ordena toda acción consciente e inconsciente del hombre y de otros seres inferiores a él.
El deseo es la energía de la voluntad que produce la acción. Un hombre puede poseer otras cualidades superiores, puede tener otras dotes de carácter e inteligencia, si el fuego del deseo languidece en él, fracasará en la obtención del fin propuesto.

Es preciso desear una cosa hasta el grado máximo antes de desplegar las energías para obtenerla. Los grandes caracteres de la historia, tanto antigua como moderna, los hombres y las mujeres que han hecho ALGO, han demostrado un insaciable e insistente deseo de la conclusión u obtención, y el fuego del deseo ardía vívamente en sus almas, y las explosiones en acción eran constantes y poderosas.

Hablamos con frecuencia de fuerza de voluntad de las personas, pero imaginemos por un momento cuán pronto podrían concluir esas voluntades de hierro, no siendo movidas por el insistente deseo, que está siempre detrás de la fase de acción de la voluntad. Considere cada cual sus propias acciones pasadas y presentes, y encontrará que toda la obra importante que ha llevado a cabo ha sido sólo en aquellos casos en que su deseo era firmemente estimulado y retenido, por usted mismo y lo deseaba tenazmente...


http://www.angelfire.com/pq/buendia/cuentos2.html#Corazón débil no conquista dama hermosa