martes, 8 de mayo de 2012






Hermanitos.... hoy en la meditación, nos sentí especialmente bien acompañados... y esto fue lo que llegó:

Amados, es momento de que cada uno se prepare para hacer lo que se siente llamado a hacer. Por eso muchos estáis buscando sentido a vuestras vidas. No encontráis una dirección. Muchos estáis dejando de hacer lo que hasta ahora habíais hecho, y estáis buscando alternativas y no sabéis para dónde tirar. 

Hay inestabilidad en muchas vidas ahora mismo. Como siempre os decimos, escuchad vuestro corazón: ¿qué es lo que os hace vibrar? Olvidaos de lo que os han dicho que teníais que hacer. Es hora de recuperar lo que realmente os hace vibrar. Algunos ya lo estáis haciendo, aunque dudáis muchas veces. Escuchad a vuestro corazón y poned toda vuestra intención. Escuchad a vuestro corazó, preguntadle qué es lo que realmente os hace vibrar y sed honestos con vosotros mismos. 

En el fondo de vuestros corazones, vuestra alma sabe lo que necesita. Poneos en camino, confiando, sabiendo que os merecéis hacer aquello que os sentís llamados a hacer, pues es vuestro Derecho Divino. Para ello primero tenéis que conectar con aquello que verdaderamente vuestra alma anhela, desea. Y como siempre, eso se logra a través del silencio y la escucha en vuesto interior. Unos a los otros también os lo recordáis, al juntaros, al vibrar juntos en la misma sintonía. 

Por eso os estáis reencontrando. Muchos de vosotros habéis pasado tiempo buscando personas afines, y de repente parece que llegan todas juntas, no es así? Es porque es ahora el momento, porque unos a otros os recordáis quiénes sois y qué hacéis aquí. Os servís de espejos para reflejar vuestra esencia. Estais muy acostumbrados a oir que los unos de los otros os hacéis de espejos para reflejar vuestras sombras. Pero, en este momento, almas afines, os estáis reencontrando para reflejaros también vuestras luces, vuestra procedencia y el sentido de vuestas vidas. 

Por eso os hace tan felices y os alegra tanto encontrar a estas almas afines, porque os llevan de vuelta a casa, os recuerdan quiénes sois, y vuestros propósitos, y os hacéis sentir unos a otros en casa; y os recordáis que no estáis solos y que juntos es más fácil el camino. No os olvidéis de que es vuestro derecho divino, realizar aquello que hace a vuestra alma vibrar. Tenéis todo el derecho y si confiais, pedís y abrís vuestro corazón a recibir lo que mereceis y os pertenece por derecho, los caminos y las puertas se irán abriendo. Pero hay un trabajo previo, como os decía, primero os debeis creer merecedores, debeis abrir vuestro corazón, pedir y abriros a recibir. 

Esto parece muy fácil, pero no lo es, requiere un trabajo interno. No es facil a veces pedir, es muy dificil creerse que uno lo merece, y aún lo es más mantenerse receptivo para recibirlo. Pero este año, más que nunca,todo es posible, y cosas inesperadas van surgiendo y vuestro trabajo personal a veces también se acelera. Por momentos parece que todo cambia muy rápidamente a nivel interior. Abrios a esos cambios, a todo lo inesperado que pueda venir. Aunque esta primavera estáis viviendo mucha inestabilidad en general, no penséis que esto va a ser así siempre. Esa inestabilidad forma parte de este proceso. 

En realidad, todos los años, la primavera es un momento proclive a la inestabilidad interior y exterior, pero este año todo se acentúa más. El verano es la plenitud. Este año también esa plenitud se puede acentuar. Para hoy sobre todo, el recordatorio que os queremos dejar bien claro, es que no os olvidéis de que estáis aquí para hacer aquello que os hace vibrar y que es vuestro derecho divino, es vuestro derecho divino. Aprovechad estos reencuentros entre almas afines para recordaroslo, para estar más fuertes, tener más fé y más confianza, y no dejéis de pedirnos, pues no nos cansaremos de ofreceros lo que merecéis y os pertenece. Estad receptivos para que os pueda llegar. Paz y Bendiciones desde aquí, os enviamos vuestros hermanos de Luz.

(Por Cristina Ruiz)