domingo, 14 de octubre de 2012

 
 
 
 
 
¿PAZ O... PREOCUPACIÓN?
 
¿Paz o Preocupación? Ambas palabras empiezan por P, pero nos transportan a Estados Físicos- Mentales y Emocionales Totalmente Diferentes.
 
Cuando estamos vibrando (sintiendo, pensando, actuando) desde la paz, estamos Vibrando en 4º- 5º Dimensión.
 
Cuando estamos vibrando (Sintiendo, pensando, actuando) desde la Preocupación, estamos Anclados en 3º Dimensión, donde los límites, los miedos y la ansiedad acampan a sus anchas en nuestra Mente-Corazón (y les hemos entregado Nuetro Poder para cambiar las circunstancias). Desde ahí no podemos volar, avanzar o superar los Obstáculos que nos aquejan.
 
La Receta es: MEDITACIÓN.-
 
Si te sientes preocupado/a has de des-hacer ese camino y regresar tras tus pasos:
 
El camino de vuelta, el camino de Curación es cerrar los ojos e ir hacia dentro, hacia Tu Centro Inalterable de Paz y Fuerza, hacia lo que verdaderamente eres, hacia el Potencial que trajiste a este mundo.
 
Recuerda cuando eras un bebé... Cuanta Alegría y Amor trajiste a este mundo, qué cuerpo tan "nuevo" llevabas, y cuanta sinceridad había en tí: No había ningún sentimiento o necesidad que no supieras expresar al instante...
 
1º) Ahora Cierra los ojos, Respira lenta y profundamente y observa cada ciclo de Inspiración-Expiración. Está demostrado que la Respiración es un Sedante del Sistema Nervioso, y que trabajando la Atención Consciente sobre ella, se tranquiliza el sistema Nervioso y cambia nuestro estado de ánimo.
 
Así que para empezar a Meditar, centra solamente tu atención en la Respiración, y observa como ésta, se va volviendo cada vez más armónica y pausada.
 
2º) Después, cuando ya domines este paso y te encuentres en un estado más calmado, con los ojos cerrados dirige tu atención corporal al punto  entre entrecejo o bien al chacra corona, y ahí simplemente siente tu Ser Superior, esa parte de nosotros Inalterable, Armónica, llena de Paz, Fuerza, Energía, Sabiduría y Amor. Nuestra chispa Divina.
 
Practica cada día, empezando por 5 minutos.  Luego, cuando ya domines la técnica y la hayas integrado como un hábito más en tu vida, puedes alargar el tiempo a 15 minutos o 30.
 
3º) Cuando ya medites 30 minutos cada día, verás los Efectos y Frutos que se producen en tí. Estudios realizados con Lamas y personas que meditan habitualmente, han demostrado los innumerables beneficios que se producen en nuestro Cuerpo-Mente y Espíritu:
 
Fortalecimiento del Sistema inmunitario, Regulación Sistema Endocrino, Equilibrios Sistema Nervioso, Mayor Equilibrio Emocional, Aumento de la Memoria y Concentración, Inteligencia Emocional,  Mayor Creatividad, Paz, Alegría, etc. 
 
Recuerda Siempre que: La Paz y el Amor son los Únicos Destinos Permanentes...
 
 
(Maiga)