martes, 22 de enero de 2013




Interpretaciones

A veces las apariencias engañan: Lo que parece ser un obstáculo resulta ser un empujón hacia adelante para salir de nuestro estado de comodidad, de nuestra zona de seguridad. Son precisamente las adversidades las que nos invitan a crecer, avanzar y a hacer las cosas de otro modo, poniendo en juego habilidades y potenciales que teníamos ocultos: obligándonos a ser más auténticos y creativos, a vivir más plenamente, a ser más completos.

Cada problema es un maestro que al resolverlo trae consigo una oportunidad de crecimiento.


(Maiga)