viernes, 22 de febrero de 2013





EL DESTINO DE CADA RAZA:



Al principio de los tiempos, el Creador sentó a sus criaturas en un círculo sobre la Madre Tierra y le contó a cada raza acerca de sus responsabilidades individuales y sus roles en el gran circulo sagrado de la vida.

Las enseñanzas sagradas fueron divididas en cuatro partes iguales y se entregó cada una a una tribu diferente. Las cuatro tribus fueron entonces enviadas en las cuatro direcciones, cada una con un conocimiento especial.

A la gente Amarilla se le confió el Espíritu, y su elemento fue el Fuego.
A la gente Negra se le comisionó el Alma y su elemento fue el agua.
La gente Blanca aprendió sobre la Mente, y su elemento fue el aire. 
Y a la gente Roja se le entregó el Cuerpo y su elemento fue la tierra.

A cada raza se le dio entonces un cuarto de la verdad de la creación.
Pero a medida que el tiempo pasó, olvidaron que su conocimiento estaba incompleto. Cada uno pensó que su conocimiento era la totalidad de la verdad, y entonces, pelearon entre ellos.

A la gente Blanca les habían dicho que tenían como misión especial aconsejar a otras razas y reunirlas en Concilio. En tres periodos previos se le había encomendado esta misión a diferentes razas, pero todas habían abusado de este privilegio y el Creador había destruido a todas las gentes con sus poderes. Los volcanes destruyeron al mundo después del periodo del fuego. Una edad de hielo destruyó al mundo luego del periodo de tierra. Un diluvio vino después de un periodo de agua, y ahora llega el periodo de aire. 

A la gente Blanca se le dijo que el conocimiento de la Mente es muy poderoso y que deben ser muy cuidadosos si no quieren que el mundo sea destruido por aire.

Lamentablemente, la gente Blanca olvidó la advertencia del Creador, y a medida que viajaban por la tierra, en lugar de hacer concilio con las otras razas e incorporar los otros cuartos del conocimiento para formar una verdad entera, usaron el poder de la mente para dominar a las otras razas.

Fueron a la gente Amarilla y les llevaron la adicción al opio para esclavizarlos en lugar de aprender acerca del Espíritu. Fueron a la gente Negra y los encadenaron y esclavizaron en lugar de aprender acerca del Alma. Cuando llegaron a América, trajeron a las gentes Amarillas y Negras como esclavos y comenzaron a conquistar a la gente Roja.
No intentaron aprender acerca del Cuerpo y el cuidado de la tierra, que eran los conocimientos de la gente Roja, sino que trataron de destruirlos.

Y seguramente, en nuestra época, la destrucción de las selvas que producen oxigeno y hábitat, la contaminación con combustibles fósiles, y la destrucción química de los océanos y la capa de ozono, conducirá a la destrucción de este mundo por la contaminación del aire - el elemento que representa el saber de la gente Blanca, la Mente.

La gente de la Mente cree que su conocimiento es todo lo que se necesita. Por eso destruyen el Cuerpo de la Madre Tierra e ignoran al Espíritu y al Alma.

Sin embargo, aun podemos reparar el círculo de la Vida y restaurar el balance de la tierra. Lo podemos hacer construyendo círculos sagrados y viviendo las enseñanzas de su Medicina. (Oso Pequeño)

Los círculos sagrados son pequeños vórtices de transformación. Si nos acompañas en su construcción, no solo estarás creando una nueva realidad para ti, sino que estarás colaborando en la reparación y sanación de nuestra Amada Madre Tierra y la Vida sobre ella.



(Compartido por: AWka Malen, el paso de los antigüos)