jueves, 14 de febrero de 2013





Las Mujeres son Cíclicas:


(Este es un Artículo exclusivamente para la mujer, recordándole algo muy sagrado que hacían nuestras Ancestras y que al menos una vez en la vida hay que Realizar dicho Ritual u Ofrenda: Legado Cósmico-Genético a Madre Tierra para que ella pueda hacer su Lectura (Actualización de la Evolución Humana).

Más abajo os dejo un artículo que lo explica en mayor profundidad así como unas Imágenes Muy Gráficas que expresan como está el cuerpo y la Psique de la mujer en cada fase Lunar-Menstruación.

* * *


El llamado de la Sangre

  
Yo mujer sagrada saludo alborozada la sangre de mi cuerpo
Sangre mía, esencia mía, parte intima de mí ser
Yo te saludo con todo el afecto de mi corazón,
se que eres la vida misma
se que a partir de hoy considero que eres uno de mis títulos sagrados.
Sangre mía, esencia mía
Yo deseo que abras tu conciencia
me reveles tus secretos,
fortalezcas mi cuerpo,
purifiques mi alma,
me llenes de vigor y de vida
que a través de tu torrente impetuoso
purifiques mi cuerpo
Sangre mía
Yo evoco tu sagrado origen
te invito a que seamos una en conciencia
en ser, una en la unidad
Sangre mía Yo te invito desde hoy
para que forjemos una nueva mujer
para que recordemos el llamado de la sangre.

Amo mi luna pues gracias a ella me limpio, 
amo mi luna pues gracias a ella existo,
amo mi luna pues gracias a ella puedo gestar la vida
amo su color, su fuerza, su poder oculto.


(Compartido por: 

* * *



Artículo: Las Mujeres son Cíclicas

“Como la Luna, nosotras también somos cíclicas. Durante cada mes vivenciamos diferentes aspectos de nosotras mismas: emergemos de la oscuridad, crecemos hasta colmarnos de plenitud, menguamos hasta sumergirnos en nuestras profundidades y en esa oscuridad nos volvemos a transformar para resurgir renovadas, más íntegras, sabias y fortalecidas.”

(Mónica Glusman) 


 “…Retomemos el contacto con nuestra menstruación; contacto que nuestras ancestras tenían bien presente y valoraban en épocas del matriarcado, cuando este flujo era considerado divino y sagrado, ya que denota que somos mujeres fértiles, dadoras de vida. Esta sangre es la que gesta y alimenta al bebe recién concebido, pero que en caso de no haber embarazo, cae en forma de menstruación junto con el diminuto óvulo.

Esta función la convierte en uno de los flujos más nutritivos que cada 28 días el cuerpo de las mujeres produce, rica en oxígeno y nutrientes. Mujer! entonces, en vez de tirarla a la basura en tu próxima luna (período menstrual), puedes elegir aprovecharla para nutrir y fertilizar la Tierra, tus plantas, árboles, huerta… todos ellos estarán muy felices, agradecidos y se volverán rebosantes de vida!. Puedes convertir esto en un ritual sagrado, aprovecha para celebrar este momento en el que cierras un ciclo, agradeciéndole esta capacidad de dar vida y ser fértil como ella… un ritual de gratitud y de ofrecernos a la Madre Tierra para su cuidado y nutrición. 

 “La Tierra, de manera ancestral y natural, había estado recibiendo la sangre de las mujeres por miles de años y leyendo a través de ella constantemente, la memoria genética de nuestra raza, enterándose así de la situación evolutiva en que vivía el ser humano. Pero en los últimos siglos, nuestra madre no ha sentido nuestra energía debido a que hemos renegado de este ciclo natural, depositando la sangre en plástico y basurales.

Es por eso que la forma más básica y efectiva de darle nuestro amor y reconectarnos con ella, es cerrar nuestro ciclo menstrual de una manera correcta, entregándole nuestra sangre. Con la sangre menstrual se pueden regar las plantas, las flores, las verduras, y no es difícil notar con qué fuerza y energía tan especial crecen. También, se puede devolver a la tierra en una ceremonia de luna nueva, o luna llena…“

 La menstruación nos hace entrar en contacto con la sangre, nuestra sangre, que en primera instancia es la expresión del amor. Es el Líquido que fluye desde nuestro corazón a través de todo nuestro ser transportando emociones y sentimientos. La sangre está directamente relacionada con nuestras sensaciones o conflictos respecto del amor, y con la capacidad o incapacidad para expresar esos sentimientos. ¡Gracias Flor de Cayena y a Mujer Cósmica!

(Compartido por: Amate Mujer

* * * 

Gráficos: