jueves, 11 de mayo de 2017

No me escuchas...


Hay personas que no escuchan... Monopolizan la conversación intentando imponer siempre su visión. Lo hacen por egoísmo y falta de conciencia acerca de quienes le rodean, y por haberse trabajado muy poco ellos mismos. Es una actitud narcisista e inmadura. 
La pena es que, se pierden toda la riqueza de una auténtica conversación: No llega a producirse ese enriquecedor intercambio que nos nutre, y hace mejores de lo que éramos antes. No deja a la otra persona expresar la belleza que lleva dentro, convirtiéndose en un monólogo agotador. 
Tales personas, no nos aprecian, no nos aman, porque si nos amaran nos dejarían florecer y se acercarían a contemplar nuestro aroma.
Busquemos la calidad en nuestras relaciones.

* * * 
(Maiga)