sábado, 27 de febrero de 2010



LOS ACUARIANOS...

Los acuarianos o "aguadores", ¿quiénes son?

A veces también se les llama: Trabajadores de la luz, Faros de luz, Semillas estelares, Hijos de la luz, etc.

Son los "aguadores" de la Nueva Era.
(Antiguamente, se llamaba aguador, a aquella persona que iba transportando el agua de pueblo en pueblo...Cuando éste era un bien excaso, por no existir aún nuestro moderno sistema de
tuberías y conducción de agua potable).

Los acuarianos, son seres que contienen en su interior semillas de vida nueva, sabiduría y experiencias de muchas existencias, que ahora la vierten generosamente al mundo para provecho de sus hermanos, para que avancen por el camino tendiéndoles la mano.

Son almas viejas, que han vivido en muchas épocas. Conocen profundamente el alma humana, su psicología y los sentimientos que se mueven en su corazón. Comprenden intensamente porque ellos decidieron pasar por las mismas pruebas y dolores que los demás. Trabajando desde dentro con ellos, codo con codo.

Se han forjado en la fragua de las guerras internas, venciendo y sometiendo su propio ego, pues sólo así podrían ser en el futuro: Conductores de almas, maestros de sus hermanos. (Sólo quien ha pasado por la misma experiencia...Puede comprender y ayudar a otros y tiene al autoridad moral de aconsejarle.

Los "aguadores" están ahora entre nosotros...Camuflados en distintos cuerpos. Unos son almas avanzadas de la Tierra... Otros provienen de distintos planos dimensionales y planetas... Sienten tanto amor por la humanidad que darían su vida por ella, para que ésta alcance la plenitud y el brillo que le pertenecen por nacimiento.

Saben a lo que se exponen...Algunos son ridiculizados, tachados de raros o de locos hasta por sus propias familias actuales. Pero esas espinas que se clavan en su corazón, las ofrecen gustosamente, al servicio de bellos y elevados ideales como por ejemplo: El Progreso de la raza humana, el advenimiento de un mundo de paz, armonía, belleza y hermandad universal.

Son guerreros en el Espíritu, conquistanto batallas invisibles que nadie sabe. Pues el verdadero guerrero es aquel, que se vence a si mismo.

Si encuentras algún "aguador" caminando a tu lado Peregrino...Te puedes llamar afortunado.

(Maiga, 28-2-10)