miércoles, 30 de junio de 2010





"Ayudar a un alma en el camino espiritual, no es hacer el trabajo por ella, sino enseñarle a encontrar su propia guía. Esto se consigue con el silencio, el aquietamiento diario, mental y físico, que permita revelarse a la sabiduría que lleva dentro cada ser humano.
Sólo así abriendo las puertas de nuestro interior podrá conocerse la propia voz interior".


(Eileen Caddy)