jueves, 18 de noviembre de 2010



Todo cambia,

nada permanece igual.

El sufrimiento proviene de aferrarnos

a aquello que debe ser transformado.

(Anónimo)