martes, 21 de junio de 2011




AIA (La Abuela Tierra)


Mi amado nieto, mi amada nieta, muy feliz de tener la oportunidad de enviarte una onda de amor incondicional en estas palabras, una onda de consuelo si necesitas que te consuele, mi abrazo tierno si necesitas contención, mi apoyo firme si necesitas donde apoyarte, mi protección si sientes temor, estoy siempre velando por ti.


Mi origen es muy antiguo se remonta a los tiempos cuando los elementos estaban despertando, el agua, el fuego, el aire, yo los contenía como lo hago hoy en día pero en esa época remota todo empezaba a formarse a materializarse. Mi misión siempre ha sido la de proteger que la vida no se extinga, que perdure y justo en esos tiempos era la permitir que se diera la alquimia necesaria para que la vida surgiera.

Tu eres el producto final de esa alquimia, mi nieto, mi nieta. ¿Como puedes pensar que te vaya a olvidar? En realidad siempre has tenido mi protección. Al principio cuando estaban poblando la tierra, este vínculo se mantenía, vosotros me reconocían, me honraban, nos comunicábamos en las celebraciones de los ciclos, en los círculos de piedra. Se honraba a los ancestros, a los ancianos y ancianas sabias, a la Gran diosa. Era parte de un gran patrón donde la energía femenina era reconocida y respetada por su capacidad de nutrición, de espera, de fertilidad.

Mucho a pasado y humildemente he visto como nuevos valores sustituyeron a ese vinculo conmigo por la necesidad del padre, de crear, de reproducir la creación que ha sido lo que ha dominado por muchos siglos hasta ahora. Ese surgimiento de lo masculino era necesario también dentro de la experiencia terrestre, pero ahora está cerrando un ciclo. No crean que los ciclos de Gaia mi hija son cortos, ella se toma el tiempo de modificar, de purificar, siguiendo los ritmos de su propio devenir.

Este ciclo largo que se cierra hace que mi energía pueda ser sentida por muchos de ustedes y ese reecuentro me regocija.
Soy el corazón de Gaia , soy como las raices profundas de un gran arbol que abraza el suelo, mi sabiduría tambien se encuentra en las vetas, en los cristales de la tierra, parte de ese conocimiento quedó cristalizado allí. Por esos todas las memorias de la Tierra están registradas en las piedras, en los cristales. Muchos han reconocido la importancia de los mismos, saben que los cristales pueden ser detonadores de la memoria celular.


Por mucho tiempo yo AIA la Abuela Tierra estuve en una especie de ibernación esperando que mis nietos despertaran, ya a llegado la hora de comunicarnos. Soy muy sabia gracias a mi experiencia y tengo la memoria de los secretos femeninos mas ocultos, ya que por mucho tiempo me encargue de enseñar los secretos de cuerpo femenino. El cuerpo de mujer es la emanación última de Ishtar, la Energía Cósmica Femenina, de la cual yo también provengo, lo mas parecido a esa energía es el campo cuántico de pura potencialidad, es la quietud, es el permitir majestuosamente la vida.

Como abuela les digo que el cuerpo de la mujer es algo sagrado, que existen en su anatomía portales directos para llegar a la unión divina, mucho se ha ocultado este hecho, el cambio del tiempo a ciclos artificiales fue hecho con la intención de que las mujeres perdieran la conexión con los ciclos, con la numerología del 13, que olvidaran su verdadero propósito. Esto ha funcionado así por siglos y ahora está llegando a su fin. Esta desconexión ha traído enfermedad a vuestros cuerpos, a los úteros, a los senos, a los ovarios, a pesar de lo que aparenta todo esto está bien, ha servido de mucho aprendizaje.

Mis nietas les pido que escuchen su cuerpo, que respiren en su vientre, que honren sus ciclos lunares, su sangre, que se conecten con el abdomen, con el portal de su vagina, con los sitios del cuerpo donde sientan placer. Exploren en solitario, en pareja, sin juicios, las religiones han servido para ocultar el poder creativo que emana de allí.

Mis nietos varones también tienen portales en su cuerpo físico sagrado tan ocultos como los de las mujeres, pidan ayuda a sus parejas, ya sean mujeres o seres amados del mismo sexo, recuerden que la variedad y la diversidad es la característica de esta dimensión, no existe nada malo en disfrutar del cuerpo, ustedes vinieron a experimentar, a sentir estar en el cuerpo físico, la opción puede ser estar en éxtasis, en unión permanente.

Para retornar a esta unión con el cuerpo, portal, divinidad es necesario abrirse a una sensibilidad sutil, sin apuros, envolvente. Esa misma sensibilidad es la que va a ayudarles a cambiar el ritmo de lo que están viviendo. Muchos acontecimientos se anuncian para los próximos tiempos, solo les recuerdo que no existe un lugar mejor que donde están, que si sienten la necesidad de moverse está bien, que si sienten el deseo de quedarse también está bien, yo estoy con ustedes para apoyarles y cuidarles, como cuando estaban aprendiendo a caminar y en esos primeros pasos tambaleantes la mano cariñosa de la abuela o el abuelo los sostenía. Por que los cambios van a traer un renacer a la Tierra, a Gaia.

No hay nada que creer solo hay que sentir, aparten un tiempo para sentir , aunque sea unos minutos al día, en ese tiempo para sentir, cierren los ojos y dejen que su otro yo se haga cargo de todo mientras ustedes respiran profundo y se contactan con el corazón. Recuerden que sus corazones están unidos al mío y aunque muchos se han olvidado de esto, ya llegó la hora de restablecer el vínculo conmigo con AIA, la abuelita terrestre. Tengan la seguridad de que si me llaman allí estaré para abrazarles.

Mis amados nietecitos, espero su llamado. Mucho amor ancestral les envío.
AIA , la Abuela Tierra.

Por Abjini Arráiz
Publicado en : http://hermandadblanca.org/2011/06/12/signos-en-el-cielo-de-junio-de-2011-aia-la-abuela-tierra-por-abjini-arraiz/