martes, 30 de agosto de 2011



Aforismo I

Los rizos del lago se mueven
por la agitada acción del viento.
Pero es gracias al sol,
que podemos observar su suave danza.
El hombre sabio ve en la casualidad
su causalidad.

Contempla, medita y fluye.

* * *


(LAS HOJAS VERDES DEL TÉ,
Por Dharmachari Swami Maitreyananda).
http://www.yogaintegral.biz/te.pdf