jueves, 15 de septiembre de 2011


EL REGRESO AL HOGAR:

"Pero ¿qué es el Hogar? Es un lugar interior donde una mujer puede acudir y nutrirse cada vez que lo necesite. Un lugar donde ella toma conciencia de su propia esencia, una fuente de vida y creatividad contínua. Un momento especial desde el que puede reorientar toda su vida, y ver con claridad el futuro.

Si los seres queridos que rodean a una mujer realmente la aman, deben de respetar su espacio, pues es sagrado. No debe ser interrumpida por las exigencias o presiones del mundo externo sobre ella. Y ella debe aprender a reservarse un tiempo especial para su persona.

Si la mujer no lo hace, las luces de su corazón empiezan a marchitarse y apagarse, y empezará a sentir: Desasosiego, sensación de privación, irritabilidad, vacío, nostalgia, agotamiento y muerte de la creatividad.

Las mujeres muy a menudo sucumben bajo el arquetipo de la "sanadora", la "mártir"... Pero no es cierto, los tiempos de los mártires ya pasaron.

Los gritos del mundo no deben recaer sobre una sola persona, la tarea es de todos. Es bueno ser generosos pero solo hasta cierto punto. El impulso que experimentan las mujeres de "curarlo todo, ayudar en todo, arreglarlo todo"... Es una peligrosa trampa creada por las exigencias que nos impone nuestra cultura, y que consisten sobre todo en presiones que nos obligan a demostrar que valemos para algo.

Estas presiones se introducen en nuestra Psique ya desde muy jóvenes y con el tiempo se convierten en ley, a no ser que las desafiemos y que creemos el hábito de "Regresar cíclicamente a nuestro Lugar Interno, pues el tomar contacto asiduamente con nuestra propia fuente de sabiduría, vivificará nuestra llama cada vez que el mundo trate de apagarla".


(Estracto del Libro: "Mujeres que corren junto a los lobos" de Clarissa Pinkola Estés).

Nota de Maiga:
Existe una forma muy sutil de machismo en nuestros días, que consiste en: Identificar las cualidades y habilidades administrativas y organizativas de una mujer, y transferirle todo "el trabajo pesado", mientras la jerarquía ejecutiva (compuesta en su totalidad por hombres), es la que se lleva el mérito, la palmadita en la espalda, la medalla y los honores por el resultado.
La medicina contra eso es: No Asumir más de lo estrictamente necesario, delegar y aprender a exigir el reparto equitativo de tareas (esto sirve para todas las áreas de vida: Trabajo, Hogar, Amigos, Vida Social, Familia, Etc).
Así que, tengan cuidado con el arquetipo del mártir no les juegue una mala pasada, mándenlo a paseo...