jueves, 6 de septiembre de 2012

 
 
 
 
Sanando el ADN de nuestros Ancestros:
 
Cada hijo constituye la Evolución Física-Mental-Emocional y Espiritual de sus padres pues la vida evoluciona, avanza y se perfecciona a través de nosotros. Partiendo de esa base debemos de ser Compasivos y Amorosos con nuestros Padres ya que ellos han sufrido las consecuencias de vivir y lidiar con un Sistema Emocional más antiguo y limitado que el nuestro, basado en el sufrimiento. Ellos actuaron con y desde su Visión Emocional Limitada, condicionados por un Sistema Emocional que no sabía que para aprender no hacía falta sufrir, un sistema Emocional que se regodeaba en el Victimismo en Vez de Transformar Actitudes Incorrectas que les causaban Infelicidad.
 
Tampoco debemos juzgar sus errores para con nosotros, no pudieron hacer más de lo que hicieron pues no tenían la Formación-Información Emocional que nosotros poseemos ahora para poder Cambiar.
 
Corresponde pues a nuestra Generación, Transmutar en su propio ADN, los Patrones Equivocados de nuestros Ancestros para no repetir la Historia y dar a Luz al Hombre Nuevo: Una Humanidad en resonancia con los Nuevos Patrones Energéticos que están entrando en el Planeta. Un Sistema Emocional más evolucionado y libre de carga/karma. Nosotros asumimos voluntariamente esa tarea... Sanando el ADN humano hacia atrás y hacia delante. Para que la Tierra pueda llevar a cabo sus Tareas de Ascensión Planetaria.
 
Previamente a ello, los Trabajadores de la Luz han sufrido múltiples y agotadoras pruebas... Porque solo aquel que ha pasado por esa Experiencia tiene la Fuerza y Autoridad Moral suficientes para ayudar a otros cuando estén en  la misma situación.
 
Benditos seáis por ese gran trabajo de Luz.
 
 
(Por Maiga)