sábado, 16 de marzo de 2013






POCO TIEMPO:

No dejes de sonreír... Porque es muy poco el
tiempo que te dan para la alegría.
No dejes de estar siempre al servicio de una
buena causa... Porque es poco el tiempo que te
dan para llenar la copa de la vida.
No dejes de dar pinceladas de cielo a tus
días nublados... Porque es poco el tiempo que
te dan para después de la tormenta ver salir el
arcoiris.


No dejes de perdonar... Porque es muy poco
el tiempo que te dan para después cicatrizar...
volver a florecer.
No dejes de amar... Porque son pocos los
años que te dan para entregar el corazón... y
llenar la vida.
No dejes de tener un amigo... Porque es muy
poco el tiempo que te dan para llevarlo de la
mano.


No dejes de sembrar... y de abonar... Porque es
poco el tiempo que te dan para dejar tu tierra
produciendo, y el cantero de Dios todo florecido.
No dejes de rendir... porque es poco el tiempo
que te dan para ver resultados...¡y alcanzar
metas! Para que dejes tu polen, tu señal, tu paso,
tus sueños, tu rosa ¡Y a todo se le vea la luz!


Es poco el tiempo que te dan, para tirar
semillas en esta aridez... Para injertarte en el
mundo aquí... aspirando al mundo de allá...
Para tropezar en el camino con la cruz de los
demás... Para poner en fruto agrio, miel de Dios...
y en cáscara vacía, pulpa de fe.
Es muy poco el tiempo para construir, hacer
tus planos, ensamblar tus piezas, redondear tus
proyectos... y luego, cimentar, afianzar, consoli-
dar... Para medir tu rendimiento... nadar contra la
corriente... y darle a la vida más de lo que
recibes...Para construir el pozo... llenar el cofre... y
pulir la perla.
¡Cuánta vida tenemos que vivir... cuántos
papeles que desempeñar... cuántos increíbles
tenemos que ver... cuántos males tenemos que
sufrir!


¡Y qué poco tiempo!
Qué poco tiempo sentimos tener para llenar la
arena de rosales... el mar de perlas... los caminos
de flores... ¡Y los corazones de Dios!
No dejes que se te vaya la magia del amor...
los sueños de las realidades... y las rosas de la
cruz.


Es muy poco el tiempo para redondear la
obra... Cumplir un destino... Corregir los errores...
Madurar los frutos... ¡Y dejarlo todo terminado y
completo!
Es muy poco el tiempo para dar la talla...
Realizar una misión... Ajustar las cuentas... ¡Y
hacer rendir las capacidades y los dones!
Muy poco Dios mío ... para llenar de huellas
el camino... de racimos la siembra...¡Y de luz el mundo!
Poco para un trayecto más alto...¡No lo desperdicies!


(Ayúdame Señor a ver lo que estoy haciendo con mi vida)...


DESCONOZCO SU AUTOR.