sábado, 11 de mayo de 2013





Sean Uno para ustedes, y Millones para el Resto. "Hoy, muchos trabajadores de Luz estamos resurgiendo, encontrándonos y empezando a trabajar de maneras muy diferentes y extrañas, si estudios, sin dirigentes espirituales, sino por nosotros mismos, por el afán de ayudarnos mutuamente y ser correspondidos con la Vida misma. Trabajamos porque nuestro interior nos lo dice, porque el mismo universo nos ha unido para comenzar la labor de la Nueva Era.

Sin más que la guía de nuestros guías y nuestros ángeles, dirigidos por nuestro Yo Superior, alrededor del mundo, hemos comenzado con aquello que anhelamos: nuestra libertad de espíritu, el cambio, y la evolución.

En mi caso, he logrado encontrar parte de aquellas almas que han venido decididas a cambiar y a trabajar para la Luz.


Rudik, Pesh, Helmir, Liriahk y Herik, sumando a Arianka, Harmen y Andiha, a quienes me atrevo nombrar desde su verdadero nombre en los Cielos, son 8 hermanos álmicos con los que yo, Ghan, he comenzado el camino de Luz en la Tierra. Sin más que las indicaciones de nuestro propio ser, activamos nuestros potenciales y surgimos de la oscuridad terrenal a un nuevo escalón.



Mi felicidad fue enorme al verlos despertar, pero aún mantengo la esperanza de ver a cientos más hacerlo. “La Nueva Era no exige trabajadores de Luz que sepan sobre la Luz, no exige trabajadores de luz que entiendan los secretos de la humanidad o que sepan seguir una doctrina de vida acorde al universo… no; la Nueva Era exige trabajadores de Luz que simplemente sepan escucharse dentro de lo profundo de su ser”.


(Matías G. De Stefano):


SEMBRANDO una NUEVA forma de ENTENDER al MUNDO