sábado, 24 de agosto de 2013



ESTADOS DE TRANSICIÓN...

Estamos atravesando un período de mucha turbulencia emocional. Ésto es normal y se debe a que necesariamente debemos pasar por un espacio de adaptación a ésta nueva vibración que llegó para quedarse instalada en el planeta y de una manera que nadie la esperaba. Específicamente ahora y en los próximos meses, percibiremos un estado de "no-tiempo", como que todo permanece suspendido sin tener una visión clara de hacia dónde ir, no teniendo tampoco muy claro lo que hay que hacer. Hay mucho desconcierto por éste tema en éstos momentos.

Sin embargo, permítanme explicarles, que es algo absolutamente normal. Como todo período de adaptación, al ingresar a un nuevo espacio, todo es nuevo y diferente, pero al mismo tiempo (y paradójicamente), parecería ser que desde el punto de vista formal, nada ha cambiado. He aquí donde se produce ésta sensación de desorientación y desconcierto. Los sentimientos de tristeza, apatía, cierta desesperanza, e inclusive irascibilidad, son señales de que aún hay resistencias para aceptar lo nuevo y en algunos casos, siguen manteniéndose "tironeos" de apego con la vieja energía, ya sea por desconfianza, por tener ciertas expectativas infantiles de que las cosas deberían ser de una manera determinada, y en muchos casos, simplemente por desconocimiento acerca de cómo se desarrollan éstos procesos internos en cada uno. Los síntomas de cansancio y fatiga continúan, como tantos otros.

Siempre se sufre mucho cuando nos identificamos con patrones y estructuras que necesariamente deben sufrir una re-adaptación. Muchas veces dí el ejemplo de un ordenador, al que siempre le van llegando pequeñas actualizaciones para su sistema operativo. 

Si no actualizas frecuentemente, lo más probable es que todo el sistema se vuelva inestable y comience a fallar, y en última instancia la actualización tenga que realizarse de una manera más radical y de una sola vez. Y ésto es lo que está sucediendo en algunos casos. El no hacer conscientes día a día y de manera sistemática éstas actualizaciones, hace que sin darte cuenta te continúes identificando casi por completo con un viejo sistema operativo que ya ha quedado obsoleto. Entonces, allí viene el derrumbe, el sin sentido, la desesperanza y el miedo. Pues ésto es lo que irá muriendo paulatinamente. Reitero mi consejo: hay reestructuraciones que se deben hacer en la personalidad, es mejor ser consciente del proceso y no identificarse con lo que ya no funcionará. 

El atravesar éste estado de transición de conciencia sin pesimismo ni desesperanza, es la mejor elección que pueden hacer. Podrán sentir dolor, podrán sentirse tristes en determinados momentos, ésto es normal, siempre y cuando se experimente de manera genuina, entendiendo que es parte del proceso, en parte por lo que debemos soltar y por todo lo que aparentemente vamos dejando atrás. En otras palabras, lo que deben evitar, son las falsas interpretaciones pesimistas y negativas que derivan de un genuino dolor circunstancial y natural que pueden formar parte del mismo proceso. Pero no todo es tristeza, algunos ya perciben mucha paz y alegría en sus corazones, y otros, van alternando entre los 2 extremos. Permanezcan tranquilos, ya todo se vá a estabilizar. 

* * * 


Fuente: (Daniel Cipolat)

(Gentileza del Proyecto de Oruga a Mariposa).