jueves, 7 de enero de 2016

Generación: 4,4




GENERACIÓN 4.4
La Nueva Dimensión del Hombre
De acuerdo a la información recibida de altas esferas, los seres que vivimos en este mundo, en el planeta Tierra, somos seres que estamos en una cuarta dimensión física y en un tercer nivel de conciencia. Somos seres de 4.3 y vamos a pasar, en breve, al plano 4.4, es decir, a un plano de conciencia superior. [1]
Para comprender esto, utilizaremos un ejemplo sencillo y orientativo:
Si imaginamos una escalera representando al Universo Material desde sus comienzos, podríamos observar que el primer escalón vendría a constituir el Reino Mineral, que abarca desde las partículas atómicas hasta los minerales más complejos.
El segundo escalón le correspondería al Reino Vegetal, desde las manifestaciones más simples como los líquenes hasta las plantas más complejas que llegan a poseer cierta inteligencia cercana ya a los animales.
El tercer escalón lo constituye el Reino Animal, desde el protozoo o plancton marino hasta la complejidad de los mamíferos como el primate, el ser más cercano al hombre y que se individualiza por vez primera en el siguiente escalón.
El cuarto escalón de la escalera evolutiva le corresponde al hombre o ser humano con libre albedrio y a sus diferentes grados de conciencia (proceso de evolución y transformación).
Los siguientes peldaños pertenecen a planos no materiales. A partir del quinto escalón o Quinto Reino entramos en el plano de las energías (que comprende las dimensiones 5ª, 6ª, y 7ª) donde se ubican los Seres de Luz (o Maestros Ascendidos). A este plano se le llama el Reino Espiritual o Superhumano, pues las dimensiones y los seres que en ellas habitan, ya no están sujetos a corporeidad física, aunque su naturaleza lumínica va modificándose, intensificándose paulatinamente en su ascenso hacia dimensiones cada vez más superiores.
Después de esto entraríamos en el plano de octava (u Origen) donde se hallan los Padres del Universo Mental, los Constructores Cósmicos o Arquitectos del Universo Material. [2]
Cada uno de estos 7 escalones (planos o dimensiones) está subdividido en 7 escalones más o sub-planos. Siete etapas dentro del gran peldaño, las cuales marcan los grados de conciencia dentro de un reino o plano dimensional.
Los seres que se ubican en el último peldaño de una determinada dimensión, aunque se hallen en un plano inferior, poseen más conciencia que aquellos seres que se hallan en el primer escalón del plano siguiente. Así, un ser situado en la escala 1.7 vendría a tener mayor nivel conciencial que aquel que se halla en el nivel 2.1; un 2.7 alberga mayor conciencia que un 3.1; un ser 3.7 superior en conciencia a un ser 4.1; un 4.7 mayor grado conciencial que un 5.1, y así sucesivamente. Podríamos decir que aquellos que están finalizando el recorrido (o proceso de maduración) en un determinado plano, vendrían a ser los “ancianos” de esa dimensión, albergando en ese instante, naturalmente, mayor conciencia que el “recién nacido” de la dimensión siguiente, pues mientras que el primero ya tiene desarrollada la conciencia en su propio nivel o escala, el segundo, en su estadio evolutivo, todavía la tiene que desarrollar.
• El Gran Salto Quántico a la 4ª - 5ª Dimensión
El ser humano ha ido experimentando una evolución gradual desde el último primate 3.7 hasta el super humano 4.7. Son siete grados de evolución que van desde el hombre primitivo 4.1 al hombre supraconsciente 4.7, pasando por el hombre inconsciente 4.2 y el hombre consciente 4.3, peldaño en el cual nos encontramos los seres humanos actualmente y en donde por primera vez el hombre tiene en sus manos, al cien por cien, las riendas de su evolución. 4.4 es la dimensión de nuestros “Hermanos Mayores” o Instructores Cósmicos con corporeidad física. Es el peldaño de Guías y Maestros por ser el escalón humano con capacidad para servir de referencia a sus hermanos del peldaño 4.3, y sus dominios abarcan hasta el nivel 4.7. Los 4.7 serán los últimos humanos y a su vez los primeros en formar parte del primer escalón del plano energético, el Reino Espiritual o quinto gran peldaño, franqueando el umbral de la 5ª Dimensión o Dimensión Espiritual inmaterial. [3]
Los seres humanos de la tierra (4.3) vamos a pasar a una cuarta dimensión de conciencia, comúnmente denominada “4ª Dimensión”, la dimensión de nuestros Hermanos Extraterrestres. Estamos próximos a dar un gran salto que nos llevará al siguiente escalón: el Hombre de la Nueva Era 4.4. El salto a la “4ª Dimensión”, significa entrar en el nivel de conciencia de nuestros “Hermanos Mayores” con todas las metamorfosis físicas, mentales y espirituales que ello conlleva. Este cambio de conciencia implica una transformación celular que nos capacitará para realizar saltos mayores, los cuales nos llevarán finalmente a dar el gran salto a la 5ª Dimensión.
El salto a la Quinta Dimensión significa entrar en el Quinto Reino, el Reino Espiritual de Luz. Significa dar el primer paso en el Reino Espiritual, saliendo del Reino definitivamente Humano para entrar en el Superhumano. Así como pasó del Reino Animal al Humano en la individualización, el hombre entra en la Vida del Espíritu, en su más amplio sentido, y por vez primera tiene derecho a que se le llame “Hombre Espiritual”, en el significado técnico del término. El Hombre Espiritual toma el Camino de la Iluminación, el Camino al Centro donde se encuentra el Cristo, dando el primer paso (y pasos sucesivos) en el Sendero de Santidad. Entra en contacto con otras Realidades de existencia (el Mundo Suprasensible) allende la Ilusión de la materia física, y descubre un nuevo y vasto “universo” de posibilidades infinitas que hasta el momento desconocía.
La humanidad está abocada a realizar este último gran esfuerzo; este último gran impulso. Un impulso que nos conducirá a un nuevo Despertar y a un destino prefijado dentro del Cuerpo Universal. Un impulso que nos llevará a convertirnos en una Nueva Humanidad Solar o de Luz. Para ello contamos con la ayuda de miles de seres que desde afuera y desde lo alto nos acompañan en este proceso de transito planetario, pues en nuestro recorrido, todos viajamos dentro del mismo Navío, surcando aguas profundas con la esperanza de hallar pronto en el Mar Celestial el Árbol Primigenio que dio Vida e Impulso a toda la Creación.
* * *
Fuente: https://www.facebook.com/photo.php?fbid