lunes, 13 de septiembre de 2010



Escribiendo...

Cada cosa que voy escribiendo las voy ensartando en mi cuaderno,
para luego más tarde, dibujar con ellas un libro o un cuento.

La Naturaleza me inspira con su sabia belleza...
Las horas del Alba o de la madrugada
son más propicias para que nos visite la musa.
Este año voy a tratar de escuchar ese susurro interior, a ver que fluye entre mis dedos.

Pero para poder escuchar esa voz interior, hay que acallar todas las demás voces superfluas.

(Maiga 31-12-09)