lunes, 13 de septiembre de 2010


Las cuatro edades...

¿Cuál es la característica más sobresaliente de cada edad?

El niño brilla por su inocencia y sinceridad.
El joven por su ilusión y temeridad.
El adulto lo hace por la responsabilidad.
Y el anciano por su sabiduría y paz.

El adulto se ha liberado de los engaños de la inocencia y la ilusión.
El anciano lo hace además,
de las cadenas de la obligación y puede al fin volar
libre de ataduras en el alma,
y aunque le pese el fardo de su cuerpo
si sabe transformarse a tiempo
alcanzará el paraíso que anhela:
Su cielo Interno.

(Maiga 31-12-09)